ANTÓN

Antón Vizoso Calvo
Localización: Ferrol (A Coruña) España
Mail:
EL DEPORTE EN SU VIDA
Antón nació el 6 de noviembre de 2002, a las 19,20 h., en la Maternidad Belén de A Coruña, aunque es ferrolano de toda la vida (así lo pone en el Libro de Familia). Desde muy temprana edad, como casi todos los niños, ha estado en contacto con el deporte. ¿Quién no ha tenido una pelota de goma o una raqueta de plástico entre sus primeros juguetes, aún siendo bebé?. Pués él no iba a ser menos. Apenas empezaba a andar y ya le zurraba al esférico, con la zurda, por toda la casa. Y sus papás doblándo el espinazo mientras.
En sus primeros años de guardería y preescolar, en el Colegio Belén (otra vez Belén), empezó a tener amigos de esos que cuando llegas a los cuarenta años te  llena de orgullo seguir teniéndolos como amigos. Junto a ellos empezó a hacer deporte, como casi todos los niños, en las clases de gimnasia ¡Un, dos, un, dos,...!.

Al empezar primaria, a punto de cumplir 6 años, ingresa en la escuela del Universitario Ferrol de baloncesto (octubre/2008), casi sin saber botar la pelota, pero disfrutando del deporte entre compañeros y nuevos amigos. Con su primera entrenadora, Merchi, fueron aprendiendo lo básico del basket y un poco de disciplina deportiva también. Los entrenamientos ya eran de tres dias por semana, durante una hora y media, un esfuerzo que a edades tan tempranas requiere que los niños pongan mucho de su parte, algo que a los padres, a veces, nos cuesta entenderlo.

La temporada siguiente, 2009-2010, cambiaron de entrenadora, Merchi por Antía, y con ella consolidaron sus primeros conocimientos y, sobretodo, las ganas de jugar a baloncesto. Tuvieron un primer contacto con la competición en un partido amistoso que jugaron el el colegio Isaac Peral. Después de los nervios de antes del partido, una vez en juego lo pasaron genial. Al terminar quedaron encantados de la experiencia, aunque cayeran derrotados. Alguno que yo me sé no quería jugar, AlegaNdo que Tenía que leer un librÓ muy importaNte para el cole, y no nombro a nadie.
Por fin, este curso 2010-2011, debutan en competición oficial. Para ello cuentan con una equipación igual a la del primer equipo con la que están todos muy chulos. Aunque llevan entrenando desde primeros de septiembre con Antía, nuevamente han tenido cambio de entrenador, pasando a estar dirigidos por Agustín y, últimamente por Silvia, a la espera de que les asignen un coach definitivo. De todos modos el sábado 20 de noviembre se estrenaron en casa (Pabellón del Colegio de Esteiro), contra el Basket Narón.

Además del baloncesto, que se ha convertido en su principal actividad deportiva, Antón ya ha tenido contacto con otras disciplinas a lo largo de su vida. En el periodo escolar acude un dia a la semana a natación, en la piscina de Caranza, donde aprende la técnica necesaria para algo más que mantenerse a flote. La verdad es que en el agua se encuentra a gusto y disfruta nadando.
En el cole también aprende ajedrez, aunque no sea demasiado exigente físicamente.

También ha participado en varias carreras escolares (La Salle, Inferniño, etc...), donde ha demostrado que la velocidad no es lo suyo, pero ha participado con mucha deportividad y, como hay chuches y medallas para todos...

A nivel familiar también ha disfrutado del deporte, aunque pasivamente, acompándonos a ver los partidos de baloncesto del Universitario Femenino  y del Ferrol, C.B., los triatlones que se organizan en Ferrol, los dias de la bicicleta, las carreras populares en las que yo participo (qué cunda el ejemplo), la copa de España de tenis y muchos otros acontecimientos deportivos que nos quedan cerca por estos lares.

Desde mi punto de vista, como padre, soy consciente de que el deporte de nuestros hijos nos genera unas expectativas que no se corresponden con la realidad. Me refiero a que la sociedad consumista en la que estamos metidos nos predispone al éxito como única meta en la vida. No es esa, precisamente, mi filosofia: la de machacar al contrario para obtener la victoria a toda costa, ser un joven crack para acabar siendo un catacrack, odiar a los que ganan y reirse de los que pierden, echarle la culpa del fracaso a los compañeros, el insulto, las malas actitudes, la falta de deportividad, etc... La carrera deportiva de un niño está llena de dificultades, pero la falta de valores es la más grande de ellas.


En el caso de los niños, y así se lo intentamos transmitir a Antón sus padres, consideramos mucho más importante que llegar a ser grandes campeones, el que aprendan a ser personas, a superarse, a ser buenos compañeros, buenos deportistas y que disfruten con el deporte. Con estas premisas también se puede triunfar deportivamente. Ejemplos los hay a cientos, pero yo me quedo con el de casa, con el más cercano ¡Opa Javi!.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola papi

Anónimo dijo...

pon el 72-49(ganado) de la temporada pasada

Pablo dijo...

Y las fotos en el Ferrol que!!!!???? Jaaaaajajajajajaja