15 de septiembre de 2009

XX TRIATLÓN CONCELLO DE OLEIROS 2009

Día 8 de agosto. Parque A Lagoa de Mera (Oleiros). Las cuatro de la tarde. Buén tiempo. Triatlón. Entrega de dorsales. Inscritos 128 triatletas, clasificados por grupos de edad. Federados y no federados, con licencia de un día. Control de material. Distancias: 750 m. de natación, 21 Km. de bici y 5 Km. de carrera a pie. Cronometraje Champion Chip. Organización: Concello de Oleiros. Colaboradores: Federación gallega de Triatlón, Protección Civil, Policía Local, Diputación. Mi dorsal el 116.
Aunque ya ha pasado más de un mes desde ese día, no he querido dar entrada en mi blog a este acontecimiento porque he preferido masticar y digerir bién, durante algún tiempo, la enorme satisfacción que me produjo participar, por primera vez, en un triatlón.
Todavía no me explico cómo he llegado a esto, aunque tengo algunas pistas. Durante el año 2008 empecé a seguir en televisión y periódicos la trayectoria de Javi Gómez Noya, dada la enorme repercusión que sus éxitos deportivos estaban teniendo a nivel mediático, especialmente en Ferrol. Después de pasar en vela toda la noche de la final olímpica en la plaza de Armas, para ver a Javi e Iván Raña, ya sabía que esto me gustaba. En el mes de septiembre me cogí la bici y me fui a ver, muy de cerca, el Campeonato de España de Grupos de Edad (el sábado día 13) y Élite (el domingo 14). Me pareció impresionante verlo en directo y al lado de los participantes. Me enganchó. A partir de ese momento ya rondaba en mi cabeza la posibilidad de intentar un acercamiento a la práctica del tri, algo que en mi estado de forma era impensable. Por esas fechas agregué a mis favoritos de google varias páginas de este deporte (Fetri, Triatlón Ferrol, Finisher, Triatlónchannel, etc.), y comencé a conocerlo desde dentro. Al mismo tiempo ya empezaba a correr, andar en bici y entrenar con cierta regularidad y progresando muy lentamente, sin prisas. Ya en 2009, casi de casualidad, me entero que tengo a dos buenos amigos metidos en esto a tope: Jaime y Pablo, federados y miembros del Club Triatlón Coruña. Qué grata sorpresa. Cómo no podía ser de otra forma, me puse en contacto con ellos en el clasificatorio del Campeonato de España 2009, también en Ferrol y, desde entonces me han estado animándo y apoyando para unirme a esta pandilla de locos del deporte. En el triatlón de Oleiros, y dentro de sus categorías quedaron, de segundo Pablo (1:16:21 h.) y de noveno Jaime (1:21:29 h.).
Aún sin creermelo mucho, en el mes de julio empecé a nadar para coger algo de fondo en esta especialidad y me sorprendió mi rápida progresión, lo cual me animó mucho pensando en Oleiros. La decisión de ir la tomé dos o tres días antes de la prueba, ya consciente y seguro de mis verdaderas posibilidades de acabar la carrera dignamente y sin sobresaltos. Esa última semana fue decisiva porque me surgió la posibilidad de ir a entrenar, por Ferrol y Valdoviño, con Jaime quién se volcó en ayudarme y aconsejarme hasta el mismo día del triatlón. Gracias por tu colaboración.
El día de la prueba empezó como casi todos, al despertar. Estaba decidido a competir. No estaba solo. A esta aventura también se sumaron mi mujer Marián y mi hijo Antón. Aunque algo nerviosos como yo, me apoyaron en todo momento. Gracias. También teneis toda mi admiración, aunque no os lo pueda dedicar, todavía, desde lo alto del podio. Después del desayuno familiar a base de callos, chorizo y bolla de patrón (es coña), a media mañana nos desplazamos hasta Mera-Oleiros, para ir con tiempo y preparar todo el material. La carrera sabía que era algo dura porque el único tramo llano era la natación. El resto, todo subidas y bajadas. Además la falta de experiencia y algo de fuelle también pesarían como una losa. Pero durante la prueba las cosas fueron cambiando.
Después de los nervios de la salida, en el agua tuve la sensación de que podía dar más aunque decidí guardar algunas fuerzas para el resto de la competición (puesto 80). La bici fue divertida, sobretodo cuesta abajo. En este tramo pude hablar con otros participantes y, aunque algo lento respecto a muchos otros, acabé más o menos en el tiempo esperado. Por cierto, se me cayó el bidón del agua en plena circulación ¡novato! (puesto 87). La carrera a pie más que carrera fué un trote continuo y un sufrimiento cuesta arriba (puesto 91). Las dos transiciones, que hice con bastante calma y con algunos errores, no fueron difíciles porque tenía todo bién masticado y me resultaron muy entretenidas. Una pequeña anécdota: en la t2 (transción bici-carrera), el que venía detrás de mí salió a la correr con el casco de la bici puesto hasta que le pegaron un grito desde el público. Ni se había enterado. Esto en el video quedó de primera.
Por fín, después de una hora y tres cuartos desde mi salida, llegó la meta. Que subidón. Levanté los brazos para la foto y saludé a mis familiares, amigos y otros participantes. No me olvido de mis supporters Jorge, que lo grabó todo en vídeo, Araceli, Pablo y Miguel que también vinieron a apoyarme. Gracias también. El público presente, la mayoría familiares y amigos, aplaudieron desde el primero hasta el último en finalizar, conscientes, sin duda, del generoso esfuerzo que suponen más de dos horas contínuas de carrera. Según me comentaron otros participantes este buen ambiente es el habitual.
Mis resultados parciales (17:01 min. la natación, 57:43 min. la bici y 30:20 min. la carrera a pie), y el tiempo final (1:45.03 h.), entraban dentro de mis espectativas y no me sorprendieron. La sensación de haber podido dar más en la carrera se me esfumó rápidamente por la fatiga acumulada. Pero la satisfacción personal era grande, muy grande.

Resumiendo: que todo esto estuvo genial. He visto mucha deportividad, buen rollo entre los participantes y una organización experta. Me alegro mucho de haber podido cumplir con mi gran reto deportivo personal de este año y, sobretodo, que considero que he obtenido una gran recompensa a tantas horas de entrenamiento y esfuerzo en solitario la mayor parte del año, bajo la lluvia en muchas ocasiones, pero siempre con ánimo de superación. En fin, un poco de espíritu olímpico.
Los resultados finales los podeis consultar en el siguiente enlace:
También podeis comentar lo que querais pinchando más abajo.
Un saludo.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Rober esa filosofía de disfrutar de todo es la que mola, ánimo en Oleiros el año que viene otra vez, un enganchao....

Jaime dijo...

Muy buena crónica, lo mejor de hacer una prueba de estas es poder contarlo. Yo también te animo no ya para el próximo Oleiros sino para el campeonato gallego del 2010, es una meta alcanzable y como premio el próximo campeontato de España por GdE.

pu dijo...

Stás como una maraca, pero sigues con el mismo entusiasmo q tenías qando t conocí,eso es 1 d las cosas q me gustan d ti,tu entusiasmo,tu voluntad y tus ganas d mejorar. Miski y yo vamos a apoyart siempre¡ánimo!